RD 865 2003_LegionellaEl 18 de julio del 2003 se publicó el RD 865 que atañe a la legionella, pues tiene la función de regular y establecer los criterios higiénico sanitarios para el control de la bacteria. El RD 865 sobre la legionella, deroga el anterior RD 909/2001. La principal diferencia entre ambas normativas está en que el RD 865 clasifica las instalaciones implicadas en casos de legionella en dos categorías: de mayor probabilidad y de menor probabilidad de proliferación y dispersión de la bacteria. Otro cambio sustancial respecto al antiguo RD 909 es la modificación de los Anexos del citado RD 865 sobre la legionella, donde se definen los protocolos de actuación en función del tipo de instalación y de la existencia o no de brotes de la bacteria.

Aunque el RD 865 define mejor el ámbito de aplicación, para minimizar el foco de legionella, respecto al anterior RD 909, no incluye instalaciones de claro riesgo de dispersión de la bacteria como de alto riesgo.

El objeto del RD 865 es la prevención y control de la legionella en todas y cada una de las instalaciones que utilizan agua en su funcionamiento, produzcan aerosoles y se encuentren ubicadas en el interior o exterior de edificios de uso colectivo, instalaciones industriales o medios de transporte que puedan ser susceptibles de convertirse en focos para la propagación de la enfermedad.

Como normativa complementaria al RD 865/2003 sobre la legionella, está el RD 140/2003 por la que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano. Esta normativa es muy importante ya que muchos de los brotes de legionelosis se manifiestan en instalaciones da agua sanitaria tanto fría como caliente.

Aquellas fuentes de riesgo expuestas en el RD 865/2003 y en otras normativas específicas de legionella son de obligado cumplimiento para los propietarios de las instalaciones de riesgo. El incumplimiento de la ley porta sanciones económicas de hasta 600.000 euros e incluso pena de cárcel, en el caso de haber víctimas por contagio. Los expertos de ACTUALIA asesoran en los tratamientos de desinfección necesarios para minimizar los brotes y cumplir con toda legislación vigente. El cumplimiento del RD 865/2003 sobre la legionella es comprobado por inspectores del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que acuden de forma aleatoria a las instalaciones de riesgo.

Con carácter complementario existe también la Norma UNE 100030, guía para la prevención y control de la proliferación y diseminación de la bacteria legionella en instalaciones.